imc indymedia

Los Angeles Indymedia : Activist News

white themeblack themered themetheme help
About Us Contact Us Calendar Publish RSS
Features
latest news
best of news
syndication
commentary


KILLRADIO

VozMob

ABCF LA

A-Infos Radio

Indymedia On Air

Dope-X-Resistance-LA List

LAAMN List




IMC Network:

Original Cities

www.indymedia.org africa: ambazonia canarias estrecho / madiaq kenya nigeria south africa canada: hamilton london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor winnipeg east asia: burma jakarta japan korea manila qc europe: abruzzo alacant andorra antwerpen armenia athens austria barcelona belarus belgium belgrade bristol brussels bulgaria calabria croatia cyprus emilia-romagna estrecho / madiaq euskal herria galiza germany grenoble hungary ireland istanbul italy la plana liege liguria lille linksunten lombardia london madrid malta marseille nantes napoli netherlands nice northern england norway oost-vlaanderen paris/Île-de-france patras piemonte poland portugal roma romania russia saint-petersburg scotland sverige switzerland thessaloniki torun toscana toulouse ukraine united kingdom valencia latin america: argentina bolivia chiapas chile chile sur cmi brasil colombia ecuador mexico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela venezuela oceania: adelaide aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney south asia: india mumbai united states: arizona arkansas asheville atlanta austin baltimore big muddy binghamton boston buffalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus dc hawaii houston hudson mohawk kansas city la madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire new jersey new mexico new orleans north carolina north texas nyc oklahoma philadelphia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley saint louis san diego san francisco san francisco bay area santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester west asia: armenia beirut israel palestine process: fbi/legal updates mailing lists process & imc docs tech volunteer projects: print radio satellite tv video regions: oceania united states topics: biotech

Surviving Cities

www.indymedia.org africa: canada: quebec east asia: japan europe: athens barcelona belgium bristol brussels cyprus germany grenoble ireland istanbul lille linksunten nantes netherlands norway portugal united kingdom latin america: argentina cmi brasil rosario oceania: aotearoa united states: austin big muddy binghamton boston chicago columbus la michigan nyc portland rochester saint louis san diego san francisco bay area santa cruz, ca tennessee urbana-champaign worcester west asia: palestine process: fbi/legal updates process & imc docs projects: radio satellite tv
printable version - js reader version - view hidden posts - tags and related articles

Heinrich Heine, las lieder del pueblo

by Francisco Valero Saturday, Sep. 19, 2009 at 4:13 AM

Durante más de 30 años, toda su vida consciente, Heinrich Heine fue leal a la causa de la libertad. El hombre, un hombre de su tiempo, más no un titán, del que Goethe dijera que si no fuera tan golfo sería el mayor poeta de Alemania.





Las lieder del pueblo de Heinrich Heine

Francisco Valero

Durante más de 30 años, toda su vida consciente, Heinrich Heine fue leal a la causa de la libertad. El hombre, un hombre de su tiempo, más no un titán, del que Goethe dijera que si no fuera tan golfo sería el mayor poeta de Alemania, era un mundo en transformación.

En ese tiempo, la opresión era no tan solo la opresión judía, además se encontraba la opresión de los pueblos por los imperialismos. Aunado a la desunión de pueblos como Alemania, se producía la opresión capitalista, la de los banqueros y burgueses, delineada en los suaves compases de la historia, en Die Wanderratten :” Los burgueses empuñan las armas/los curas tocan las campanas…” Ese es el universo donde Heine compone, donde ve la poesía como una fortaleza liberada, conquistada, mientras la prosa sigue esclava de los avatares del mundo. En la poesía, encuentra su paraíso de bondad, su “tierra prometida”, la libertad que reclama a gritos furiosos.

Heine, a diferencia de muchos poetas en toda Europa que militaban en las filas del romanticismo, no se fue por su propia voluntad. No figura en su obra el suicidio como una patria soñada a la que tendiera, aunque en su Alemania, un cuento de inverno exclame: “Sí, eso de que antes nos fue tan mal/en Alemania, es una exageración/ se podía huir de la esclavitud/como en la antigua Roma, suicidándose” (AUCI, p. 251).Fue el último poeta romántico y el primer poeta postromántico de Alemania, inaugurando las letras modernas. Para Heine la alternativa a esta vida opresiva y gris que las humaredas llameantes de la incipiente Revolución Industrial ofrecían a los pueblos no era la muerte, la desaparición individual, la desesperanza, la búsqueda del vacío existencial, sino otra vida, la afirmación social, el hegelianismo de izquierda, de la sociedad la Joven Alemania, el socialismo utópico, el marxismo…. Como afirma Menéndez Pelayo, a Heine es muy difícil intentar encerrarlo en clichés simplistas en sus posiciones tanto literarias como políticas, a un alma tan compleja y por qué no decirlo, contradictoria.

En sus alforjas poéticas llevaba un mundo nuevo no solo para las letras alemanas sino también para las universales, aún cuando Alemania siempre se recortara, ahí al fondo, en los trascabos de su pensamiento, como en Anno 1839 donde declama: “Oh, Alemania, amor lejano/casi lloro pensando en ti…”. Pero Heine no es un vulgar patriota, no es un chauvinista. Y dirá: “me cae fatal esa chusma que, para conmover los corazones,/va luciendo su patriotismo/con todas sus úlceras”. (AUCI, p. 243,)



Heine nos lo explica, comentando su Historia de la filosofía alemana: “A pesar de mi simpatía por el sentimiento universalista de los franceses, a pesar de mi cosmopolitismo filosófico, persevera la vieja Alemania con sus prejuicios burgueses en mi pecho”. Se enoja con Alemania pero no puede ser francés. Nunca se naturalizó mientras vivía en París.



En H. Heine el alejamiento es extrañamiento, Como sucede con su amado Rhin, cuando le canta tras trece años de exilio,: “¡Oh padre mio Rhin, saludos!/Dime, ¿cómo te ha ido?/Muy a menudo pensé en ti/con nostalgia y con anhelo”. (AUCI, p. 57). Y también, sí, es nostalgia, sin duda: “¡0h, cómo añoré la dulzura/del edredón de mi patria/cuando yací en duros jergones/en la desvelada noche del exilio”. (AUCI, pag. 77)



En Heine subyace el alma alemana, en esa particular relación de amor-odio con su patria. Es la añoranza por el land, por la tierra. La esperanza de un futuro mejor para Alemania.



Su padre Rhin es tan alemán como francés. Le cansa no un país sino lo viejo. Eso primero le cansará de Alemania y luego de Francia, que ya no llevará calzones (culottes) blancos sino rojos. Tal es la naturaleza de la aparente contradicción en diversas épocas de su vida, deseando unas veces estar en Paris y otras en las ciudades alemanas. “El aire francés, de ordinario/tan ligero, empezó a oprimirme;/debía respirar la atmósfera/ de Alemania para no ahogarme/ Añoraba el olor a carbón de turba,/a humo de tabaco alemán;/mis pies temblaban de impaciencia/por pisar el suelo alemán”.(…) “Y cuando llegué a la frontera/sentí un palpitar más fuerte en mi pecho; incluso creo que empezaron a gotear mis ojos/ Y al oír la lengua alemana/sentí una cosa extraña:/creo que era como si el corazón/sangrara muy a gusto”. (AUCI p. 71)



Y cuándo su mamá, como alter ego en su inmortal Alemania, un cuento de invierno, le pregunta a su regreso del exilio, tras trece años: “¡Hijo mío querido! en qué país/ se vive mejor/ ¿Aquí o en Francia? ¿Y a qué pueblo/le das tu preferencia?” La respuesta del poeta es clara: “El ganso alemán, querida mamá,/ es bueno, pero los franceses/rellenan el ganso mejor que nosotros,/también tienen mejores salsas”.Para luego afirmar en la misma obra, expresándose ahora a través de la voz de la diosa: “Quédate en Alemania, te va a gustar/ esto más ahora que antes;/ vamos progresando, seguro que tú mismo/has notado ese progreso”. (AUCI; p. 251) ¿Acaso el poeta se hace mayor y más indulgente? Es probable que así sucediera.



Heine gozó de un reconocimiento público en vida a pesar de las penurias económicas, como las atravesadas en su exilio parisino. ¿Y se debe decir exilio o encuentro? Para el espíritu de Heine era una sucesión de tiempos intensos y contradictorios, hoy Francia, hoy Alemania resurgiendo como ave fénix de las cenizas del pasado.



El espíritu de Heine hubiera solucionado la dicotomía germanofrancesa, que luego, históricamente, sería causante de dos guerras mundiales. Pero la lógica interna de las ambiciones del imperialismo era de naturaleza extraña a los acordes de su lírica. Así, a la par, en una contradicción dialéctica exalta en su obra a Francia, lo mismo que haría Marx, por encima de las tribus de esa Alemania dividida que horrorizan el espíritu heiniano.



Ante la vieja Alemania, se yergue el espíritu joven de la Francia Revolucionaria. Este es el espíritu de Heine. Karl Immermann publicaría en mayo de 1882, en las páginas de el Rheisnich-West-Faelische Azeiger una critica perenne sobre el poeta: “En la mayoría de las producciones de Heine vibra una riquísima vena vital, Heine tiene lo primordial y más importante de un poeta: corazón y alma, y también lo que resulta de ello: una historia íntima. De esta suerte se nota en los poemas que Heine vivió una vez y sintió su contenido. Heine es un adolescente auténtico y esto quiere decir mucho en una época en que los hombres nacen ancianos”. (Citado en Max Brod) Es un Quijote contra los molinos de viento de la desunión alemana. Es el poeta que ve en los escritos de Hegel la cumbre máxima de la filosofía clásica alemana, el preludio de la revolución antes de que sucediera. Heine es un visionario. Se adelanta a su tiempo. De ahí nacen tanto la incomprensión como los celos, la envidia de Plater y otros. La nueva era de las letras germanas está naciendo con los versos de Heine que va a encontrarse con el pueblo en sus cantos.



El espíritu de Heine, es el espiritu revolucionario de la libertad. “Solo la libertad produce espíritu, solo el espíritu produce libertad”, llega a expresar. O en los versos: Jene Menschen sind toool, so sagt ihr, von heftigen Sprechern/Die wir in Frankreich laut hoeren auf Strassen und Marka/Mir auch scheinen sie toll, doch redet ein Toller in Freiheit/Weise Sprüche, wenn auch! Weisheit im Sklaven verstummt (Están locos, decís, esos hombres que hablan tan violentamente y cuyas altas voces oímos en Francia y en las calles y en el mercado. A mi también me parecen locos; más, en libertad el loco pronuncia sentencias sabias, mientras enmudece la sabiduría del esclavo).



La afirmación de la revolución en Heine es más natural, nace de toda su evolución personal. La revolución francesa es para él un acontecimiento legítimo, vivido, que deja profundas huellas en el alma porque ha fulminado y herido con sus relámpagos ensordecedores todo aquello que Heine odiaba a su modo y rechazaba. En esto estriba toda su fuerza. Heine desemboca en la revolución pero sin fundirse con ella. La universalización del propio Yo desvanece en cierta medida los límites de la persona para acercarlos a los de la colectividad, que es su contrario. Necesita estar en Paris y prepara todo para ir a la Francia libre ensalzada, es un exilio necesario, inconscientemente buscado, necesitado. Al poeta le ahoga la atmósfera de Alemania. Posteriormente, le ahogará la de Francia. Este es el ahogo vital de los románticos, pero en Heine no conduce a la autodestrucción individual sino a la afirmación ante el mundo de su inquebrantable fe en el porvenir por medio de la transformación social.



Que nadie piense que Heine era un estrecho nacionalista, un chauvinista. Es necesario repetirlo para que quede bien claro. Su carácter y espíritu revolucionario y su alejamiento del estrecho espíritu filisteo chauvinista de las clases dominantes de Alemania, ensalzando a la Francia ilustrada y revolucionaria le ganaron la justa y merecida antipatía, una medalla en verdad, de la plutocracia nacional. En la cuerda lírica de su alma solo tenía cantos universales.



Para Heine el pueblo era lo fundamental. Las raíces de Heine son profundamente populares. En él, el fondo “pueblo” no es artificial. La prueba de ello no reside en sus poemas sobre la rebeldía popular sino en su lirismo. Aún cuando el propio Heine, en una humildad que nadie le exigía, no considerará sus cantos como canciones populares, sino tan solo en la forma. Y a pesar de lo que él mismo opinaba de su obra, el pueblo de Alemania y otros pueblos germanos adoptaron muchas como sus cantos populares. 8.000 de sus cantos fueron musicalizados por Schubert y otros grandes compositores. En carta a Wilhem Müller (citada en Max Brod, pág. 200) expresa: “Desde muy joven me he dejado influenciar por la canción popular alemana; más tarde, cuando estudié en Bonn, August Schlegel me abrió el acceso a muchos secretos métricos, sin embargo no creo haber encontrado el sonido puro y la simpleza neta que anhelé siempre, sino en las canciones de usted. Qué puros, qué claros son sus poemas; y todos son poemas populares. En cambio los míos no son populares sino por la forma, su contenido pertenece a la sociedad convencional”. Tampoco se puede afirmar que El Capital de Karl Marx sea popular. ¡Pero qué importancia y qué influencia tiene! Lo mismo es válido aseverar de los cantos de Heine.



¿Que entiende Heine por “patria”, por “pueblo”? Cuando el pueblo, las clases trabajadoras, hablan de la defensa de la patria, se representan la defensa de su casa, de su familia y de las otras familias contra la invasión del enemigo, contra las bombas y contra los gases. No la guerra de rapiña, conquista e incluso la anexión, la patria de los burgueses, curas y banqueros que detestaba Heine y de los que hacia escarnio público en sus composiciones, los cuales lo forzaron al exilio, a no poder obtener su titulo de derecho a pesar de ser doctor juris. Y un pueblo como el alemán, que forja poetas de tamaño calibre nunca podrá ser un pueblo esclavo.

Heine necesitaba atarse a esta tierra en la figura de la Francia revolucionaria, de su amado país por el que sangraba o de su amada, para no volar tan alto que fuera inalcanzable, perderse para siempre en el limbo de los románticos. Y fue un viaje para el que no tuvo acompañante. En su interior llevaba el resorte creador de su propio destino, que no era otro que el destino de los pueblos: su exilio interior, su soledad del corredor de fondo, su fe inquebrantable en el futuro luminoso de Alemania y de la humanidad, su lucha hasta el último hálito en combate no contra molinos de viento, como cuando hace el prólogo a una edición del Quijote sino contra la enfermedad terrena, su optimismo histórico….todo esto hace de Heine el más grande poeta moderno de Alemania, el Dante de las letras alemanas. Aun así era un alma inasible, en perpetuo movimiento, en la búsqueda de los enigmas absolutos del hombre, del amor y de la sociedad, su santísima trinidad personal, junto a la literatura.



Heine, a diferencia de Mariano José de Larra y de otros, nunca se marchó por propia voluntad, diciendo adiós con su sangre a un amigo desconocido. Con su ironía y ternura se marchó sin protestar contra la vida, contra sus últimos años postrado en su “cama-tumba” como la llamaba. Su ironía correspondía más en las letras castellanas a Quevedo que a Gustavo Adolfo Bécquer. Incluso sentía más inclinación en sus estudios sobre las letras judías por remontarse a tierras hispánicas que a Polonia. Era su escudo contra las agresiones del mundo, desde el sarcasmo taladrante de Eduard Gans hasta la desconfianza de su tío y ante la guerra.

H.Heine, en sus formas directas, nada diplomáticas, en esa tierna agresividad no intentaba otra cosa que protegerse de la época brutal en que había nacido. La insolencia no era arma sino defensa de un espíritu sensible.

La revolución penetra con toda su fuerza en Alemania: un cuento de invierno. Heine no fue extraño a la revolución. Pero no eran de la misma naturaleza. Heine, era un ser interior, tierno, lírico .Y la revolución es épica, pública, llena de desastres.



El ideal del socialismo penetró violentamente en la estructura de sus versos y en sus imágenes. Heine “no era de este mundo”. Lo que destaca es la sinceridad interna de la poesía de Heine, cada una de cuyas estrofas está escrita con la sangre de una frustración, de una herida sin cicatrizar.

El lirismo de Heine no hubiera podido desarrollarse hasta el final más que en una situación en que la vida fuese armoniosa, feliz, llena de cantos, de lieder, no en una época regida por el combate violento sino por la amistad, el amor, la ternura. Para Heine tan necesario era conquistar el derecho al pan, como el derecho a la poesía. Heine era un visionario, un constructor de futuro y no eran las diosas que invocaba quienes ponían ante sí el futuro de Alemania sino el talento creador de su propio lirismo. Heine, veía más allá, tanto que le valió el comentario elogioso de Friedrich Engels, de que sólo un hombre tenia el talento para ver más allá, “cierto que esto hombre se llamaba Heinrich Heine”.

Engels dirá en su Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana de Heine: “Lo mismo que en Francia en el siglo XVIII, en la Alemania del siglo XIX la revolución filosófica fue el preludio del derrumbamiento político. Pero ¡cuán distintas la una de la otra! Los franceses, en lucha franca con toda la ciencia oficial, con la Iglesia, e incluso no pocas veces con el Estado; sus obras, impresas al otro lado de la frontera, en Holanda o en Inglaterra, y además, los autores, con harta frecuencia, dando con sus huesos en la Bastilla. En cambio los alemanes, profesores en cuyas manos ponía el Estado la educación de la juventud; sus obras, libros de texto consagrados; y el sistema que coronaba todo el proceso de desarrollo, el sistema de Hegel, ¡elevado incluso, en cierto grado, al rango de filosofía oficial del Estado monárquico prusiano! ¿Era posible que detrás de estos profesores, detrás de sus palabras pedantescamente oscuras, detrás de sus tiradas largas y aburridas, se escondiese la revolución? Pues, ¿no eran precisamente los hombres a quienes entonces se consideraba como los representantes de la revolución, los liberales, los enemigos más encarnizados de esta filosofía que embrollaba las cabezas? Sin embargo, lo que no alcanzaron a ver ni el gobierno ni los liberales, lo vio ya en 1833, por lo menos un hombre; cierto es que este hombre se llamaba Enrique Heine ” En 1833-1834, Heine publicó sus obras "Escuela romántica" y "Contribución a la historia de la religión y de la filosofía en Alemania", en las que defendía la idea de que la revolución filosófica en Alemania, cuya etapa final era entonces la filosofía de Hegel, era el prólogo de la inminente revolución democrática en el país.

Heine clamaba contra los charlatanes de la Cámara de Representantes de Francfort, que eran dichosos cuando se remontaban “al reino eterno de los sueños” (im Luftreich des Traums). como expresa en Alemania: un cuento de invierno. Y arremete en La disputa sentenciando: “Cada palabra es un bacín y, además, lleno”. Toda la poesía de Heine rebosa de ese espíritu amplio que nos grita, a la manera de Danton : “Audacia, audacia y más audacia”. Heine abrazó la causa y el espiritu de la revolución, a través de la Gran Revolución Francesa.



Aunque a veces se le haya adjudicado ese epíteto Heine no fue el “Byron alemán”. Heine fue simplemente Heine. Y con él las letras alemanas se hicieron nacionales, no tan sólo universales. Heine amaba a la vida y deseaba ser amado. Mientras más perseguía el amor, éste más parecía rehuirle, mientras más intimista era su canto amoroso, el caprichoso destino parecía preservarle para entonar los cantos mayores del amor, no del amor individual sino universal, no de una piel sino de la piel de los pueblos, de la revolución. En L’Intermezzo yace su lira destrozada ante los avatares adversos de Cupido:



Si supieran las flores

Cuán triste y lacerado

Está mi corazón, derramarían

De sus perfumes, en mi herida, el bálsamo.

Si supieran las aves

Cuán triste y cuán enfermo

Estoy, alegres cantos

Dieran, por distraer mi pena, al viento.

Si las estrellas de oro

Conocieran mi pena,

El cielo dejarían y a prestarme

Consuelos de fulgores descendieran.

Pero ¡ay! que nadie puede

Conocer mi quebranto;

Ella sólo lo sabe,

Ella, que el corazón me ha destrozado.



Sus figuras literarias son tiernas y trágicas. Muchas de sus imágenes, contracciones y giros han entrado en la literatura y en ella permanecerán para siempre. La frase artística de Heine es casi siempre importante y a veces grandiosa. El poeta se lleva a su reino lo mismo la guerra que la revolución, la intimidad que el mundo, el paraíso que el infierno, el amor y el desamor. Y es en la soledad, ante la soledad del espejo donde el poeta se refleja. “Soy de naturaleza práctica/ y estoy siempre callado y tranquilo/mas cuanto imagina tu espíritu/ yo lo realizo, yo lo hago/ Y aunque pasen los años, yo/ no descanso hasta que transformo/en realidad lo que has pensado;/tú piensas, y yo, yo actúo/” (AUCI p. 71) Aquí oímos traducido al lenguaje poético los acordes de la Tesis XI sobre Feuerbach de Friedrich Engels.



El Yo lírico se reafirma. En Heine la sombra creadora de los románticos no viaja como musa sino como espectro, alegando “No soy un espectro del pasado…”. Es el poeta del movimiento. En su obra a cada paso se percibe movimiento. El no sólo lo piensa, lo ejecuta. Sus propias contradicciones, y la contradicción en sí, son movimiento. Su poesía tiene la estructura orgánica de la prosa. Y un dominio magistral de la técnica. Aunque no logra que su prosa tenga una sólida construcción, un todo. En cambio, su poesía, es prosa versiculada, articulada, construida intentado perseguir un todo. Pretende que cada párrafo, cada giro y cada una de sus imágenes sean un maximun, un límite, una cumbre. Unas veces lo logra, pero en otras ocasiones esa misma pulsión poética frena el movimiento y produce su contrario, una calma y aleja la concepción del todo y delinea la parte como fundamental. El exceso de violentas metáforas conduce a la calma no a un movimiento superior.



Su lenguaje irreverente e incluso cínico, su verso ácido y cortante se burla de todos los estamentos del sistema. Con la figura de los Reyes Magos como diana logra la destrucción verbal de la monarquía prusiana. Se encuentra aquí a un Heine ateo, republicano, irreverente y soez. Ante el discurso que le pronuncia un rey mago indicándole por qué debía respetarlo el poeta responde con versos de antología: “En primer lugar porque era un muerto/y en segundo porque era un rey/y en tercero porque era un santo…/Nada de ello me conmovió/Le di por respuesta una carcajada:/ ¡En vano te incomodas!/veo que todas tus relaciones/pertenecen al pasado”.



Para Heine nada es eterno. Todo muere. Se coloca así en el campo del materialismo filosófico. “La libertad exterior práctica /acabará un día con el ideal que llevamos en el pecho. ¡Era/ tan puro como el sueño de los lirios!”. Toda la fuerza de la poesía de Heine vibra, se hace sentir aquí no cuando habla del ideal o incluso de la libertad sino en la figura arrebatadora del “sueño de los lirios”, que es “puro”. Aquí vibra toda la lira interior de Heinrich Heine, el poeta de los pueblos de Alemania. Si todo lo que nace perece del mismo modo, en Francia se lamentará ante el sepulcro de la revolución que ya no ondea sus banderas sobre Paris. Y lanzará el desgarrado grito desilusionado: “Vive le Empereur!”.

Era un espíritu libre cuya naturaleza no pertenecía al mundo de su tiempo. Era un poeta del por-venir. Las almas bien pensantes de Alemania siguen sintiendo miedo ante el espectro de Heine.¡No es para menos! Léase estos versos, en conversación imaginaria con Barbarroja, y tiemblen: “Si no te agrada la guillotina/seguiremos con los antiguos procedimientos/la espada para los nobles, la soga/para los burgueses, y lo aldeanos al trullo” (cárcel, Nota mía). /Pero cambia de vez en cuando y haz/ que cuelguen a los nobles y decapita/un poco a burgueses y campesinos,/pues todos somos hijos de Dios”. No queda ninguna duda de por qué Alemania, un cuento de invierno fue publicado por entregas en el órgano de la Liga de los Comunistas, el legendario Vorwäts ( Adelante), que se publicaba en París, para que pudiera ponerse al alcance de los obreros.



Heine es el poeta del pueblo. Y sus versos convocan a la rebelión. Esa es la razón. Eso explica el silencio, ser vituperado, ganarse la honrosa distinción de ser el poeta maldito de Alemania. Muchos otros, en el campo de la poesía y la filosofía dijeron cosas más fuertes, como Nietzsche pero nadie ha sido tan atacado y escondido a la vez como Heine. Junto a su amigo Karl Marx reciben el honor de ser las figuras más atacadas de Alemania hasta nuestros días. No es poco el mérito, no es poca la fuerza de sus palabras para haber podido alcanzar tan alta gloria.



No menos fuerza cobran las imagines vívidas del Jesucristo revolucionario del que irónicamente, tras decir que si la imprenta hubiese existido entonces la censura lo hubiese salvado de la cruz, y tras tratarlo de “primo mio” y de “el loco, salvador de la humanidad” concluye magistralmente con un dominio absoluto de la técnica literaria:: “Cambistas, banqueros incluso/echaste del templo a zurriagazos…/¡Desdichado iluso, ahora cuelgas de la cruz/ como aleccionador ejemplo!”. Como Jesús, Heine no siente ningún martirio, no se ve a si mismo como un héroe, no siente cargar una pesada cruz al abrir caminos al porvenir a las letras alemanas, modernizándolas.



Cuando se lee el inicio de su capítulo XV, de Alemania, un cuento de invierno (p 149), su “Cae una lluvia fina, helada”, esa imagen tan pura, tan intensa, tan real, nos transporta inmediatamente y no se puede menos que recordar el inicio del gran poeta español Antonio Machado en los años 30, un siglo después, y sentir la inspiración de Heine: “Llueve, tras los cristales, llueve y llueve”. Es la misma música, la misma sonoridad creadora. Y cuando canta:” Por el portón salen tres jinetes” cómo no sentir que Federico García Lorca bebió en las fuentes de Heine.



Heine es el poeta sincero. En su estilo no hay amaneramiento. Las figuras son heladas cuchillas que caen sobre la conciencia del lector, lo mismo el retrato de países fríos o encendidas hogueras de las pasiones humanas. No hay equilibrio en Heine. No puede haberlo. No tiene término medio. Pasas del invierno, en un titulo irónico, que comienza con su alusión a una “Alemania” por unificar, por crear todavía a las pasiones de las sílfides sin solución de continuidad. La vida es una sucesión de desequilibrios, de excesos, nos dice el poeta con sus figuras literarias. La revolución, en sí misma, también es un exceso de la historia. Por eso Heine la puede tutear. Son de la misma naturaleza vital.



La lírica de Heine, es sobria y grandiosa la vez, aborda temas universales, el amor, la desventura, la revolución, la guerra, el exilio. El ingenio no se muestra frío, con una coraza contra el dolor sino alegre a pesar de las adversidades, que son vistas como parte del camino de la vida y de la renovación. La ironía se muestra coqueteando con una dosis de cinismo, como una defensa contra las agresiones. Heine, a diferencia de Goethe, es apasionado subjetivismo. En él son tan importantes los infortunios de su amor como las grandes batallas de la Revolución.

Heine es un romantique défroqué, un “romántico que había colgado los hábitos” Para él mismo, su Atta Troll es “la última libre canción de los bosques del romanticismo”. Y dirá: “ Soy su último poeta; conmigo se cierra la vieja escuela lírica de los alemanes mientras se abre conmigo, a un tiempo, la escuela nueva, la lírica alemana moderna. Este doble significado me lo atribuyen los historiadores alemanes de la literatura”. Es como el Dante, que fuera el último escritor de la Edad Media y el primero del Renacimiento.

El romanticismo, en cierta forma, es hostil a la vida verdadera, “histórica”, deseoso de una vuelta a la simpleza, a las imágenes campesinas, a la vida gozosa, a las honduras del “yo”. La vuelta romántica a cierta Edad Media de las letras son resabios del viejo panteísmo germánico. Para Heine, restos de creencias religiosas populares.

La ironía romántica conduce de lo cotidiano al mundo superior, del mito y la leyenda, de la ensoñación. La ironía de Heine toma el camino contrario, hace bajar el cielo del romanticismo a la tierra, con sus chistes lo devuelve a ras de piso y lo hace entrar en la Historia. Destruye el sueño, la ensoñación, en favor de la realidad.

El ritmo de la prosa de Heine también se nutre del recurso al martilleo repetitivo del und. Si la repetición es la madre de todas las ciencias, este und denota la repetición litúrgica de los cantos hebreos. En la obra de Heine hay también frecuentes elisiones de la e final, la eliminación esquemática del verbo auxiliar y la singularidad de hacer seguir el objeto del acusativo a las formas verbales compuestas, en vez de colocarlo entre las particulas, hace notar en su crítica Max Brod. No hay orden en las palabras de Heine a veces, hay caos. Heine compone fractales líricos, siglos antes de que surgiera la teoria del caos. También en esto logró adelantarse al tiempo.



Sirva a modo de colofón apuntar que de Heine se puede decir lo mismo que profesó Engels ante la tumba de Karl Marx: “Su nombre vivirá a través de los siglos y con él, su obra”. Ni el silencio del oscurantismo nazi ni las prohibiciones de su obra en vida del autor han podido evitar que Herr Heine se siente, ocupe un lugar por derecho propio en el Olimpo de las letras germanas y en el corazón de los pueblos del mundo.

Report this post as:

Local News

GUIDE TO REBEL CITY LOS ANGELES AVAILABLE A12 5:39PM

lausd whistle blower A10 11:58PM

Website Upgrade A10 3:02AM

Help KCET and UCLA identify 60s-70s Chicano images A04 1:02PM

UCLA Luskin: Casting Youth Justice in a Different Light A02 11:58AM

Change Links April 2018 A01 11:27AM

Nuclear Shutdown News March 2018 M31 6:57PM

Join The Protest Rally in Glendale on April 10, 2018! M29 7:00PM

Join The Protest Rally in Glendale on April 10, 2018! M29 6:38PM

Spring 2018 National Immigrant Solidarity Network News Alert! M19 2:02PM

Anti-Eviction Mapping Project Shows Shocking Eviction Trends in L.A. M16 5:40PM

Steve Mnuchin video at UCLA released M15 12:34AM

Actress and Philanthropist Tanna Frederick Hosts Project Save Our Surf Beach Clean Ups M06 12:10PM

After Being Told He's 'Full of Sh*t' at School Event, Mnuchin Demands UCLA Suppress Video M02 11:44AM

Resolution of the Rent Strike in Boyle Heights M01 6:28PM

What Big Brother Knows About You and What You Can Do About It M01 3:30PM

Step Up As LAPD Chief Charlie Beck Steps Down F14 2:44PM

Our House Grief Support Center Hosts 9th Annual Run For Hope, April 29 F13 12:51PM

Don’t let this LA County Probation Department overhaul proposal sit on the shelf F13 11:04AM

Echo Park Residents Sue LA Over Controversial Development F12 8:51AM

Former Signal Hill police officer pleads guilty in road-rage incident in Irvine F09 10:25PM

Calif. Police Accused of 'Collusion' With Neo-Nazis After Release of Court Documents F09 7:14PM

Center for the Study of Political Graphics exhibit on Police Abuse posters F07 9:50AM

City Agrees to Settle Lawsuit Claiming Pasadena Police Officer Had His Sister Falsely Arre F04 3:17PM

Professor's Study Highlights Health Risks of Urban Oil Drilling F04 12:42PM

Claims paid involving Pasadena Police Department 2014 to present F04 10:52AM

Pasadenans - get your license plate reader records from police F03 11:11PM

LA Times Homicide Report F03 1:57PM

More Local News...

Other/Breaking News

Neurogenèse involutive A18 9:21AM

Paraphysique de la dictature étatique A16 10:13AM

Book Review: "The New Bonapartists" A16 3:45AM

The West Must Take the First Steps to Russia A14 12:25PM

Théorie générale de la révolution ou hommage à feu Mikhaïl Bakounine A14 3:30AM

The Shortwave Report 04/13/18 Listen Globally! A12 3:50PM

“Lost in a Dream” Singing Competition Winner to Be Chosen on April 15 for ,000 Prize! A12 3:48PM

The World Dependent on Central Banks A12 4:43AM

Ohio Governor Race: Dennis Kucinich & Richard Cordray Run Against Mike DeWine A11 9:40PM

March 2018 Honduras Coup Again Update A10 10:52PM

Apologie du zadisme insurrectionnel A10 3:33PM

ICE contract with license plate reader company A10 1:14PM

Palimpseste sisyphéen A09 11:23PM

Black Portraiture(S) IV: The Color of Silence...Cuba No...Cambridge Yes A09 5:32AM

Prohibiting Micro-Second Betting on the Exchanges A09 4:18AM

Prosecutors treat Muslims harsher than non-Muslims for the same crimes A08 10:33PM

Amy Goodman interview on cell phone safety A08 10:29PM

Mesa, Arizona police officer kills unarmed white man A08 9:50PM

Israeli leaders should be prosecuted for war crimes A08 9:48PM

Paraphysique de l'autorité A08 12:11AM

Two Podcasts on fbi corruption A06 10:13PM

Fbi assassins assault & try to kill DAVID ATKINS A06 7:29PM

EPA Head Scott Pruitt: Of Cages And Sirens A06 2:15PM

The Shortwave Report 04/06/18 Listen Globally! A05 4:25PM

Nicaraguas Conflic with native Peoples on the Caribbean Coast Near Bluefields in Decade80 A05 12:14PM

Millions Boycott The Sponsors Of Laura Ingraham A05 11:36AM

THE CONSERVATIVE THREAT A05 6:51AM

The US, the Dollar, IS and Saudi Arabia A05 3:34AM

More Breaking News...
© 2000-2018 Los Angeles Independent Media Center. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by the Los Angeles Independent Media Center. Running sf-active v0.9.4 Disclaimer | Privacy